Uno de los mayores secretos del paraíso atacameño está dentro de la Reserva Nacional Los Flamencos, protegido por la imponente catedral de Tara y custodiado por los misteriosos monjes de Pekana: el salar de Tara.